La Petición

PETICIÓN dirigida al Parlamento Europeo y al Consejo de Europa:

Instamos a la Unión Europea a que apruebe la Directiva que protege a los alertadores, que ahora sufren represalias por denunciar el fraude y la corrupción, incluso arriesgando sus vidas.

Se necesita mucho valor para hablar de la corrupción. Quienes alertan sobre las malas prácticas en sus lugares de trabajo son auténticos defensores de la democracia y la libertad de expresión. No deben enfrentarse a represalias, intimidación o desempleo por prevenir y denunciar daños al interés público. No sólo se debe proteger legalmente a los alertadores, sino que se les debe animar a que hablen y se les debe agradecer su contribución.  

Hemos tardado más de dos años en hacer campaña con 90 organizaciones de la sociedad civil europea para dar el primer e importante paso: el proyecto de propuesta de la Comisión Europea anunció en abril el inicio de un serio esfuerzo para proteger a los alertadores, que debe completarse sin más dilación. El proyecto de Directiva tiene que ser aprobado antes de que finalicen los mandatos legislativos; de lo contrario, la Unión Europea perderá la oportunidad de proteger a los ciudadanos que reporten los hechos.

 A finales de 2018, el Parlamento Europeo escuchó las sugerencias de la sociedad civil y propuso mejoras que harían que la protección de los alertadores de irregularidades en Europa fuera realmente de primera clase. Ahora las instituciones europeas han iniciado una negociación tripartita para llegar al texto final.  Debemos aprovechar este momento para que los futuros alertadores de toda la Unión sepan que podrán hablar y seguir a su conciencia sin temor.

 Queremos que la Directiva sea una verdadera salvaguardia para los alertadores de toda Europa, de modo que nadie tenga que arriesgar su salud, su carrera o su vida privada al dar la alarma sobre la corrupción o las infracciones. Existe un fuerte apoyo público a los alertadores en toda la Unión Europea, pero muchos Estados miembros no han conseguido introducir las protecciones adecuadas. Una Directiva de la UE establecerá una protección mínima para los alertadores en toda la Unión y mejorará la igualdad entre los ciudadanos de la UE.

 Ya es suficiente. La protección de los alertadores debería ser una prioridad para la Unión Europea en su conjunto. Necesitamos una Directiva fuerte, que haga, al menos, lo siguiente:

  • La protección de los alertadores debe extenderse a todos los ámbitos de la legislación de la UE, incluyendo a los trabajadores de diferentes industrias y a todo tipo de empleos.
  • Se debe confiar en que los alertadores acudan a la persona más apropiada para presentar su reporte.
  • Los alertadores deben poder dirigirse a los sindicatos y a las ONG, así como a los medios de comunicación. Estas organizaciones con la capacidad de asesorar a los alertadores sobre el mejor curso de acción y ayudarles a lograr el cambio, llamando la atención del público cuando sea necesario.